Las criptomonedas con sello latinoamericano

El número de criptomonedas existentes superan las 5 mil según el portal CoinMarketCap. Sin embargo, se estima que faltan muchas en el listado de site. Su creación está al alcance de particulares, así que no se limita a los gobiernos o bancos.

Las criptomonedas con sello latinoamericano comprenden un abanico variopinto. Aquí echaremos un vistazo a las más conocidas. Quizás te encuentres con algunas que “circulan” en tu país y no conocías.

Las criptomonedas con sello latinoamericano

El país cafetero también es el productor #1 de esmeraldas en el planeta. Parece muy lógica la decisión de Colombia de bautizar a su criptomoneda como Gemera por el 2017.

El objetivo era dotar de transparencia y fluidez la comercialización de las esmeraldas del país. ¿Su valor? El equivalente a una esmeralda.

  • República Dominica es el hogar del Atlantis Blue Digital Token o ABDT abreviado. Esta nación posee yacimientos de larimar una roca azul semi-preciosa.

También data del 2017, su meta es que el comercio del larimar sea idóneo. Porque está amenazado por actos ilegales, para ello se le evalúa y procesa.

  • México respalda desde inicios de 2019 a su token Amero en el valor de sus minas de platino, plata y oro. Se le unen las áreas que comprenden Isla de San José y Cabo Pulmo como soporte. Sin embargo, todavía carece de credibilidad.

  • Argentina vio nacer en 2017 a Jaspercoin, se centra en una red para la minería fácil y simple. Así asegurar la lealtad  para negocios y que los clientes puedan minar productos como chocolate, vino o cerveza.

¿Cómo se hace? Valiéndose de un diminuto dispositivo de minoría el Jaspberry que funciona con Wi-Fi y energía eléctrica. Se selecciona el producto de interés, se mina y pacientemente se espera a tener los Jaspercoins requeridos.

  • Chile cuenta con el Luka que vio la luz en 2017, su objetivo es proteger los datos especialmente de jugadores y veterinarios. También quiere resguardar los datos de las app descentralizadas e incentivar el uso de token en América Latina.

  • Brasil diseñó la Niobio para soportar las indagaciones de carácter tecnológico sustentadas en el Niobio. 

Otras criptomonedas

La criptomoneda nacional de Perú nació en el 2019, LekCoin. Con miras a que tanto empresas como particulares adopten esta nueva mecánica. Por su parte, Pura es netamente costarricense e invierte la décima parte de sus ganancias en obras del bien mancomunado. Durante 2017, el Banco Central uruguayo lanzó el piloto de e-Peso. Sin embargo, tras concluir la prueba se desconocen los pasos a seguir.

En Venezuela la criptomoneda más conocida es el Petro, está enmarcada en opiniones encontradas. Se apoya en las reservas petrolíferas de la nación, su creación se asocia con decisiones contrarias a la Constitución.

¿Experiencia o fracaso?

BitARS era una propuesta Argentina que se lanzó en 2016. Sin embargo, luego de unos años simplemente no estaba disponible.

Chaucha es oriunda de Chile se enfatizaba en el área educativa y vinculada a la adopción del Blockchain. Pero presentó numerosas fallas en 2019 después de un crecimiento abrupto en 2018.

CelCoin posiciona muy bien a Colombia pues captó a usuarios de una veintena de países desde su concepción de 2016.

El panorama latinoamericano

En 2019 se lanzó Mercoin su nombre es una clara alusión al MERCOSUR. Se espera que se utilice a nivel global, pero se apuntale en especial como criptomoneda oficial en toda Latinoamérica. 

Si bien varios países han tenido o tienes varias criptomonedas. Su aceptación y uso fluctúa, también hay países como Ecuador que quisieron iniciarse en este campo. Sin embargo, todavía el escenario y los avances no se visualizan con claridad.

Otros países todavía no han “enamorado” a la población de las criptomonedas. Pero, posiblemente sigan explorando estas áreas haciendo lo posible por robustecerlas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*